sábado, 13 de julio de 2013

Exorcismo

Habrá que exorcizar esta tristeza
encadenada al derrumbe cotidiano
de saber que el pesar y la pereza
hacen que el tiempo avance demasiado.

Habrá que exorcizar esta locura,
esta fatiga mental desorientada,
que nos hace esclavos de la duda
por no saber que no sabemos nada.

Habrá que exorcizar este sistema
que nos inunda de flores marchitas,
cuyo aroma nos deja esta pena
que deshoja nuestras margaritas.

Habrá que exorcizar a los de arriba
porque el resto ya está exorcizado
con tanta cruz y tanta luz prohibida.
Es hora de pecar lo no pecado.

Habrá que decidirse de una vez
a caminar con paso firme
hacia el amor, la libertad, la fe,
la risa y la pasión que nos prohíben.

Habrá que levantarse de un vez
y darnos cuenta de que estamos vivos,
de que el regalo es el poder hacer

silencio y a la vez hacer ruido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario