viernes, 30 de noviembre de 2012

Tu mirada sabe.

Es este silencio que devora el tiempo
y me devora a mí también con él,
es esta torpeza en la que sostengo
la lluvia cuando deja de caer.

Es este veneno que provoca el miedo
de respirar a pleno pulmón,
es este misterio que me suena a ego
y acaba siempre en el mismo callejón.

¿Dónde queda el sueño
que soñamos juntos,
dormidos, despiertos,
sujetando el mundo,
afilando vidas,
midiendo miradas,
olvidando heridas
y besando hadas?

¿Dónde van los besos
que nunca nos damos
por miedo de verlos
rodando y rodando,
cayendo al olvido,
chocando con piedras,
matando al testigo
y buscando guerra?

Tal vez todo esté en mi cabeza,
con dos tan adentro
que ninguno cabe.

Tal vez sólo sea la corteza
de todo este juego.
Tu mirada sabe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario