viernes, 27 de abril de 2012

En el momento justo.

Te conocí en el momento justo
para olvidar todo lo que sabía
y hacer suspensivos todos los puntos
que unen mis noches a tus días.

Miré en tus ojos para ver los míos
en el mejor instante que pude,
y ahora la luna nos hace ese guiño
porque sabemos qué es lo que nos une.

Encontré el paraíso en tu sonrisa
cuando, por fin, dejé de buscarlo,
y se quedó tan sólo la brisa
dulcemente, acompañándonos.

Me enamoré sin darme apenas cuenta
en el momento en que vino mi hada,
de amor, de fuego, de pasión hambrienta,
creí cazarla cuando ella me cazaba.

Dejé de luchar contra mí mismo
cuando acepté que ya no estaba solo,
el Cosmos nos tendió sus hilos
para ordenar nuestras ganas de todo.

Te quise y quiero y querré porque el viento
mueve las flores cuando quiere bailar,
en el momento justo en el que intento
explicarte esta forma de amar.