miércoles, 12 de diciembre de 2012

Alma cantaora

Esa vocecilla que me grita:
ella se lo pierde,
luego ese silencio que susurra:
¿qué te queda ahora?
son notas que suenan muy adentro
(corazón con fiebre)
y buscan la manera de seguir
(alma cantaora)

miércoles, 5 de diciembre de 2012

No pretendas que no ladre.

Si me tratas como a un perro
no pretendas que no ladre
mientras lamo las heridas
que me abres.

Vas mirando hacia otra parte,
yo me quedo en la cuneta,
esperando tontamente
a que vuelvas.

Si confundo tus deseos
con la niebla del olvido,
será que nadie nos habla
del destino.

Voy pensándote y pensándome,
cavilando entre las dudas,
y pongo en juego al alma,
tan desnuda...



viernes, 30 de noviembre de 2012

Tu mirada sabe.

Es este silencio que devora el tiempo
y me devora a mí también con él,
es esta torpeza en la que sostengo
la lluvia cuando deja de caer.

Es este veneno que provoca el miedo
de respirar a pleno pulmón,
es este misterio que me suena a ego
y acaba siempre en el mismo callejón.

¿Dónde queda el sueño
que soñamos juntos,
dormidos, despiertos,
sujetando el mundo,
afilando vidas,
midiendo miradas,
olvidando heridas
y besando hadas?

¿Dónde van los besos
que nunca nos damos
por miedo de verlos
rodando y rodando,
cayendo al olvido,
chocando con piedras,
matando al testigo
y buscando guerra?

Tal vez todo esté en mi cabeza,
con dos tan adentro
que ninguno cabe.

Tal vez sólo sea la corteza
de todo este juego.
Tu mirada sabe.


lunes, 26 de noviembre de 2012

De ti.

Me desenamoro de ti
y me enamoro de mí mismo,
tal vez sea por tu silencio,
o por mi falta de nihilismo.
O tal vez sea la distancia
que queda entre estos dos mundos
cuando tú quieres ser libre
y yo vuelo entre tus muslos.

Me desenamoro de mí mismo
y me re-enamoro de ti,
tal vez por ser incompatibles
que se hace un reto hasta vivir.
Tal vez el miedo sea el culpable
de estar conmigo todo el tiempo,
por eso me arrimo a tu falda
aunque te busco y no te encuentro.

Me desenamoro de ti
y me desenamoro de la vida,
me pesa el tiempo más que nunca
y las estrellas no me guían.

Me enamoro de mí mismo
y me re-enamoro de ti,
la vida vuelve a sonreírme,
y vuelve a estar presente el .

Me enamoro del amor
y no te encuentro.



jueves, 22 de noviembre de 2012

Sin casi haberlo soñado.

Quiero sentarme a tu lado
y decirte de algún modo
que el Cosmos vive en tus ojos
y tus ojos en el Cosmos,
que todo está conectado
y las estrellas nos guían,
que amor es opuesto a miedo
y a veces se nos olvida.

Quiero mirarte a los ojos
y decirte sin hablar
que el tiempo nunca ha existido,
ni existe, ni existirá,
que todo encaja en su sitio
aunque no sepamos ver
que con todos nuestros dones
no se puede no crecer.

Quiero cogerte las manos
y preguntarte si sientes
cómo entre nuestras dos almas
se va construyendo un puente,
y recordarte que nada
es mera casualidad,
que la luna desde arriba
mueve la marea del mar.

Quiero buscarte en la sombra
pero encontrarte en la luz,
para saber que aun a ciegas
tú seguirás siendo tú,
y verte tan de verdad,
tan con los ojos cerrados,
que traspasemos barreras
sin casi haberlo soñado.


lunes, 12 de noviembre de 2012

Nubes blancas en el cielo


Cumples mis sueños como si fueras yo,
pero sólo me ves cuando miras atrás,
llegas despacio mientras que yo corriendo,
no alcanzo la meta en la que tú ya estás.

Dibujas nubes blancas en el cielo
y un sol brillante siempre lo acompaña,
la oscuridad nunca llama a tu puerta,
está muy ocupada entre mis sábanas.

Vives la vida que quieres, como quieres,
la que yo quiero y he querido sin poder
vivir más que la fuerza que me lleva a ella.
¡Soy tan feliz y tan triste a la vez!

Comparado contigo soy muy poco,
por eso es que no hay que compararse,
dicen que la realidad es relativa
y que correr siempre fue de cobardes.

No estoy de acuerdo con casi nada
de todo lo que he dicho hasta el momento,
ojalá todo estuviese al revés
y fueses yo mirando al universo.

Ningún espejo sabe de lo que hablo,
no es que sea yo, ni que seas tú, ni que esté loco,
es que aunque vuele, tus alas son más rápidas.
Sólo me queda el brillo de tus ojos.

sábado, 15 de septiembre de 2012

En un set de rodaje.

Mi hada ha muerto en un set de rodaje
aplastada entre focos y nervios,
o quizás esté viva y, quien muere,
sea yo dentro de sus recuerdos.

Mi hada ha muerto en un set de rodaje
olvidada dentro de una cama,
arropada por brazos y labios
de un gigante que no sabe a nada.

Mi hada ha muerto en un set de rodaje
y yo subo a la luna a esperarla,
desenredo mi mala cabeza
y me olvido de cómo tratarla.

Mi hada ha muerto en un set de rodaje
disfrazada de un alma distinta,
nadie allí sabe su secreto:
que las hadas tienen varias vidas.

Mi hada ha muerto en un set de rodaje
mientras yo me rascaba el ombligo,
esperando que todo fluyese
sin querer observar al destino.

Mi hada ha muerto en un set de rodaje
sin que nadie se diera ni cuenta,
sólo yo sé que ha muerto y que ella
seguirá nadando en mi tormenta.

Mi hada ha muerto en un set de rodaje,
su paraíso resultó mi infierno,
y bucando sus alas, pregunto:
¿cuánto hay que luchar por un sueño?

martes, 14 de agosto de 2012

Hacernos felices.

Lo de saber hacernos felices
nos da derecho a traspasar barreras,
a buscarnos de lleno en las raíces,
a mirar nuestro reflejo en las estrellas.

Lo de saber tocarnos el alma
nos da derecho a morir por un sueño,
a jugarnos con besos la calma,
a perdernos entre mil recuerdos.

A guiarnos sin miedo,
a pisarnos la sombra,
a escondernos del ego.

A saltarnos las normas,
a llenarnos de fuego
a crear nuestra forma.


lunes, 23 de julio de 2012

Dudas

¿Se esconde Dios en esta mariposa
o se esconde ella en Dios?
¿Soy yo, y aparte esta esa rosa
o somos uno en dos?
¿Se esconden las respuestas en el viento
o están dentro de mí?
¿Existo más allá de lo que invento
o invento el no existir?

martes, 10 de julio de 2012

Magia.

¡Qué mágico es saber que no sabemos
como mágico es sabernos demasiado!
Buscamos las respuestas en el viento,
respuestas que hace tiempo ya olvidamos.
¡Qué mágico es ver con el alma abierta
como mágico es cerrarse y verlo todo!
Y es que resulta que la naturaleza
no sabe qué es eso de ver con ojos.
¡Qué mágico es sentirse así de vivo
como mágico es morir entre sus brazos!
Nuestro último recurso es lo divino,
hablamos de lo mismo sin hablarnos.
¡Qué mágico es al fin comprender todo
como mágico es dejar de comprenderlo!
Todos mis limites se unen de algún modo
para fundirme en este instante eterno.
¡Qué mágico es volver a las raíces
como mágico es crecer y volar lejos!
Tal vez la esencia esté en esos matices
en los que no ves nada en el espejo.
¡Qué mágico es perderse en esa niebla
como mágico es encontrar el camino!
Al fin y al cabo, la magia es esa piedra
que nos golpea para sentirnos vivos.

viernes, 8 de junio de 2012

En mis pecados.


Sucede que atónito me dejo llevar
por el pensamiento oculto en el umbral
de algún paisaje oscuro, que lleva tras de sí,
alguna realidad que sepa a frenesí.
Sucede que suspiro desgarrando el olor
a flor de primavera, a semen y a sudor,
me envuelvo en el olvido de saber que no fui
tan sólo ese suspiro que me pidió salir.

Me olvido de olvidar lo ya olvidado.
¿Para qué
hacerse el muerto cuando nadie te ve?
Entre ramas me descuido, y me cuido
sin saber
que en mis pecados es
donde está escondida mi fe.

Sucede que camino sin saber caminar
jurando juramentos que jure no jurar,
bailando con la luna el vals de medianoche
que suena como suenan los gritos de reproches.
Sucede que me oculto en el silencio de la voz
que suena tras de mí jugando a ser mayor,
fingiendo que no vive como viven los peces
que nadan en mis venas sabiendo qué se cuece.

Me acuerdo de acordarme de quien soy.
¿Para qué
hacerse el vivo cuando nadie te cree?
Entre ramas me descuido, y me cuido
sin saber
que en mis pecados es
donde está escondida mi fe.

viernes, 27 de abril de 2012

En el momento justo.

Te conocí en el momento justo
para olvidar todo lo que sabía
y hacer suspensivos todos los puntos
que unen mis noches a tus días.

Miré en tus ojos para ver los míos
en el mejor instante que pude,
y ahora la luna nos hace ese guiño
porque sabemos qué es lo que nos une.

Encontré el paraíso en tu sonrisa
cuando, por fin, dejé de buscarlo,
y se quedó tan sólo la brisa
dulcemente, acompañándonos.

Me enamoré sin darme apenas cuenta
en el momento en que vino mi hada,
de amor, de fuego, de pasión hambrienta,
creí cazarla cuando ella me cazaba.

Dejé de luchar contra mí mismo
cuando acepté que ya no estaba solo,
el Cosmos nos tendió sus hilos
para ordenar nuestras ganas de todo.

Te quise y quiero y querré porque el viento
mueve las flores cuando quiere bailar,
en el momento justo en el que intento
explicarte esta forma de amar.