lunes, 19 de diciembre de 2011

Celos.

Tengo celos del mar
porque lo miras
y te llenas de vida,
te mece con sus olas
y te eleva
y te enjuaga dolores y penas,
y te lleva
a un lejano lugar
donde hay paz
y poco más importa.

Tengo celos del mar
porque él sabe
más que nadie
quién eres
y sabe
también
que hace falta muy poco
(tan sólo algunas gotas y una brisa),
para hacerte feliz.

Tengo celos del mar
porque te mojas
en él y con él,
y no te pide nada
y te regala todo.

Tengo celos del mar
porque sin él
tú no serías la misma,
pero sin mí,
siempre te queda el mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario