viernes, 12 de agosto de 2011

Lo que no digo.

Ya sabes dónde están
las cosas que no digo,
guardadas bajo el miedo y el peligro.
Inconstante desorden
el que habita en mi ombligo
y convierte la niebla en un castigo.
No ver no es primordial,
tenemos más sentidos,
no olvidemos que la vida es un suspiro.
Y suspiro esos miedos,
y aquello que no digo
se transforma en palabras dando un giro.
Y otras cosas me callo,
tal vez lo que ya he dicho,
el corazón no tiene jueces ni testigos.
Y me marcho en silencio,
apenas me despido,
continuaré escalando ladrillo a ladrillo.
Y tú te quedarás
buscando algún resquicio
de aquello que el silencio no ha pedido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario