miércoles, 18 de agosto de 2010

Haciendo trampas.

Le sigo haciendo trampas a la vida,
jugando revoltoso entre las rocas,
viendo qué está en el punto de mira,
de ti hasta mí, tiro porque me toca.
Y es que hoy me levanté con la sonrisa
esa que me aparece en los días buenos,
será por eso que ahora corre la brisa
y que he dejado de ver y escuchar truenos.
Lo único que sé es que tropiezo
con cada paso, pero sigo andando,
y aunque me sangren las manos, sigo ileso.
¡El corazón y la mente en el mismo bando!
Y hablándome a mí mism como un necio,
en mitad de la nada, a cualquier hora,
conjeturando sobre sentimientos
que a veces ríen y otras veces lloran.
Así que bueno, sigo haciendo trampas,
o hago mi juego, según como se mire,
mi corazón busca refugio, acampa,
esperando que el tuyo lo vigile.

No hay comentarios:

Publicar un comentario