sábado, 24 de julio de 2010

A veces quisiera ser yo mismo.

A veces quisiera ser un perro
para dormir al sol durante horas,
no preocuparme de vivos ni de muertos,
y no sentir cómo el dolor aflora.
A veces quisiera ser un gato
para escurrirme sin que me vea nadie,
ir a mi bola tranquilo, en los tejados,
y no sentir cómo se escapa el aire.
A veces quisiera ser un pájaro
para volar libremente por el cielo,
y no sentirme triste como un náufrago
que va perdiendo el rumbo en su velero.
A veces quisiera ser yo mismo
y aunque lo intento, de veras que no puedo,
parece absurdo, casi un ilusionismo,
pero hay veces en que ni vivo ni muero.
No digas nada, tan sólo cállate.
Escupe en el reflejo de tu idea.
Es simple, cada uno es quien es.
Voy a esperar a que baje la marea.


1 comentario:

  1. desarrollaste en este poema la idea que estaba en mi mente a la hora de fotografíar a un perro...
    saludos

    ResponderEliminar