domingo, 11 de julio de 2010

Necesito escribir.

Me arde el pecho por escribir algo,
y no lo consigo.
Fluyen palabras muy despacio
a las que persigo.
El ritmo baja, tengo miedo,
es extraño.
Necesito escribir, no es un juego,
es mi llanto.
Desahogo inútil y vital,
¿don o desgracia?
La dolencia del alma se va
con tinta y labia.
El silencio es un folio vacío,
cuenta tanto
que por eso se esconde mi brío
a su lado.
Necesito escribir, ahora o nunca,
y no sé de qué.
Esto está en mi cabeza, insegura.
Voy a por un papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario