martes, 15 de junio de 2010

Crash.

Vienes a romperme los esquemas, partamos de ahí,
seamos bien claros con este tema que me puedo confundir.
Eres un lujo real difundiendo una sonrisa,
rayos de felicidad escondidos en tu brisa.
Lejano queda el silencio de la callada tormenta,
que con su luz tenebrosa ilumina mi condena.
¿Hablábamos de lo mismo? No lo sé, no lo recuerdo,
me confunde tu dulzura y todo tu mundo interno.
A callar que ya es muy tarde, y no tengo nada claro,
que ladren los perros fuera hasta que el sol lance un rayo.
No me importa lo que pase fuera o dentro de mi yo,
no me importan los ladrillos rotos de mi habitación.
El desorden y el caos que te falta me alimentan,
igual que alimentas tú mi serenidad hambrienta.
Mi locura es tu cordura, mi cordudra, ya lo sabes,
no podremos naufragar si no tenemos los mares.
Mis esquemas están rotos, no sé ni cómo ha pasado,
¿es este camino ahora el que me lleva a tu lado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario