jueves, 27 de mayo de 2010

Un mal día.

Parece que vuelvo a las andadas,
que se vaya el amor y me coma la rabia,
que se pudra lo bueno y lo hermoso
y que aflore el asco y el odio.
Ya me cansé de ser buena persona,
de insistir, de ayudar, de apoyar,
que se acabe la falsa sonrisa,
que se muera la falsa moral.
Los demonios me llaman gritando,
me dicen: "vuelve, te perdonamos",
no lo pienso, tan sólo me marcho,
y así dejo de estar esclavizado
a una vida tan llena de nada,
de mentiras, de amor tan barato
que ni yo mismo me lo creo
cuando trato de demostrarlo.
Supongo que será algo innato,
inevitable, a fin de cuentas,
la soledad mueve sus fichas
y el rechazo hace lo que queda.
Pero no sé a quién quiero engañar
con tanta poesía barata,
disfrazo la rabia de amor
y cubro de llanto a mi alma.
Pero que no se me note,
que me vean feliz, sonriendo,
enamorado, alegre, disperso,
que no crean que vivo muriendo.
Estoy harto y cansado, no aguanto,
el poco sentido que tengo
se va yendo cuando me alejo
de la falsa realidad que creo.
Así que tendréis que disculparme
si me ausento por un par de días,
mejor que no os preocupéis,
estaré bien sin compañía.
Y si no lo estoy, que no os importe,
que no quiero nada de nadie,
tan sólo respirar tranquilo,
olvidando que corre mi sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario