miércoles, 5 de mayo de 2010

Pensándote.

¿Por qué este afán de torturarme con lo que aún no ha pasado?
¿Por qué tener miedo a perder sin tener nada entre las manos?
¿Por qué tener nostalgia de lo que nunca sucederá?
¿Por qué tantas barreras que ocultan la verdad?
¿Por qué tanta tristeza y tan poco valor?
¿Por qué tantos silencios si sólo oigo tu voz?
¿Por qué está tan lejano mi mundo del real?
¿Por qué tan sólo vivo pensándote sin más?
¿Por qué no puedo huir corriendo de tus garras?
¿Por qué, si no haces nada, me matas y me salvas?
¿Por qué tanto cariño y tanta indiferencia?
¿Por qué evadir preguntas por miedo a las respuestas?
¿Por qué me cierras puertas? ¿Por qué las cierro yo?
¿Por qué, si ya me aclaro, aún sigo sin valor?
¿Por qué esta sensación de haberte ya perdido?
¿Por qué no sé entenderte y me siento vencido?
¿Por qué este afán de torturarme con lo que aún no ha pasado?
¿Por qué no ves de una vez que deseo estar a tu lado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario