lunes, 26 de abril de 2010

Regreso.

Regreso al mismo lugar del que nunca me fui,
con los ojos cerrados, el corazón abierto, un no y un sí,
con el alma en el puño, los ojos encharcados mirando hacia el fin,
con la rabia a mi lado, el dolor y la pena, la soledad ruin.
Regreso a mi presente, vacío, destructivo,
lleno de dudas, de miedos, de castigos,
locuras, gritos, silencios, ruidos,
regreso al calabozo de mi castillo.
Regreso sin querer volver,
queriendo estar tan sólo en el arcén,
viendo pasar a todos, y a la vez
viendo mi nada, mi esencia, mi no ser.
Regreso a ningún sitio una vez más,
a mi infierno, a mi pena, a mi soledad,
a mi eterna condena, siempre igual,
llena de nada, ¿qué más da?
Me quedo solo delante de la luz,
dudando si avanzar o no,
dudando si vivir o no,
tan sólo regresando a mi cruz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario