miércoles, 28 de abril de 2010

Miedo.

No podemos elegir si reír o si llorar,
lo que más amamos siempre acabamos por odiar,
o nos odiamos nosotros simplemente por amar
aquello que se nos va por el miedo a fracasar.
Fracasar y perder todo mucho antes de tenerlo,
ser tan cobarde que antes de empezar, te escapas lejos,
huyes donde no te vean, y te escondes en silencio,
y aunque estés lleno de amor, sólo se oirán tus lamentos.
Los recuerdos que traicionan a mi insana mente
son los culpables del miedo a amarte y luego perderte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario