lunes, 26 de abril de 2010

Lejos.

No puedo soportar el humo de las calles,
escupo a todas horas sin saber por qué,
el viento, el mar, el campo, y todo lo salvaje
es allí donde hoy yo me quiero perder.
Y no mirar atrás, tumbado bajo el sol,
desconectar de un mundo falso y artificial,
vencer el miedo al ego tan sólo con amor
y a esa triste, cobarde y conocida soledad.
Sucumbirme entre tierras donde nadie me vea,
escapar del ruido, de las prisas y el odio,
obligarme a vivir y a tener siempre fuerzas
para saber salir de esos tiempos de agobios.
Y vivir entre bichos, como he vivido siempre,
pero ahora sólo bichos sin malas intenciones,
cegarme con la luz de los amaneceres,
y escribir en las piedras con sangre mis canciones.
No logro convencerme de que debo quedarme
en una vida insípida, inerte y material,
y con unos valores que me hacen asfixiarme.
Sólo quiero gritar lejos, en soledad.

1 comentario: