lunes, 26 de abril de 2010

¿Cuánto pesa el recuerdo? (Homenaje al primer curso del Estudio Corazza)

¿Cuánto pesa el recuerdo? ¿Qué me pasa con él?
¿Con el olor a incienso y las ganas de volver?
¿Cuántas tazas y sillas? ¿Cuántas cuentas pendientes?
Pon tu mano en mi pecho. Pregúntame: “¿Qué sientes?”
¿Cuantos viajes y cuántas dudas? ¿Cuánta paciencia?
¿Cuánto amor al trabajo? ¿Cuánta experiencia?
¿Cuántos bailes absurdos? ¿Cuántos marionetistas?
¿Cómo ver todo aquello dónde no alcanza la vista?
¿Cómo salir del paso? ¿Cómo avanzar tan lento?
¿Cuánta exigencia nula? ¿Y cuánto desaliento?
¿Cuántos abrazos dados? ¿Y cuántos recibidos?
¿Cuántas manos te guían si te sientes perdido?
¿Cuántos largos viajes sentados, sin movernos?
¿Cuántos breves momentos que se hicieron eternos?
¿Dónde se queda el humo de los cigarros que no se fuman?
¿Dónde están esos lobos que lloran cuando aúllan?
¿Y cuántas cosas dejo? ¿Cuántas cosas me llevo?
¿Por qué, si estoy tumbado, aún siento que me elevo?
¿Será por todo aquello que pasa en la ficción?
¿Será por distinguir instinto y corazón?
¿Impulso y emoción? ¿Capricho y vocación?
Y volviendo a lo de antes, ¿cuánto dura un instante
que se queda por siempre grabado y constante?
¿Cómo puedo explicar aquello que me pasa
al sentir que comienzo justo cuando se acaba?
¿Y cuántas esperanzas? ¿Cuántas sorpresas?
¿Cuántas miradas que no cesan?
¿Cuántas esperas? ¿Cuántas entradas?
¿Cómo calmar la pena por saber que se acaba?
¿Y cuánta intimidad al servicio de todos?
¿Cuántas barreras saltadas codo con codo?
¿Cuánta gente se va, aunque siempre se quede?
¿Cómo decir “adiós”..., si no se puede?

No hay comentarios:

Publicar un comentario