lunes, 26 de abril de 2010

Ante ti.

Y otra vez más, sin darme cuenta, solo,
como el silencio, hueco, incómodo,
por todas esa voces, acompañado,
que no hablan y no hacen más que daño.

Y otra vez más, sin darme cuenta, busco
alguien a quien amar, sigo confuso,
tiendo mi mano y siento sólo aire
denso, caliente, frágil. Pero no hay nadie.

Y otra vez más, sin darme cuenta, grito,
grito desesperado en tus oídos,
y tú no oyes, o bien te haces la sorda,
será que mis palabras incomodan.

Y otra vez más, sin darme cuenta, solo,
ante la vida, los miedos y, sobre todo,
ante ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario